En el disco “Veintiocho” del año 2004 de Esteban Klisich, un artista poco conocido en el medio pero con una excelente producción artística, aparecía este tema que era interpretado por Fernando Cabrera.
Recientemente accedí al primer disco de Fredy Omar Pérez, un material excelente, grabado casi todo en vivo de un recital que brindó en la Sala Zitarrosa de Montevideo, con buenísimas interpretaciones (que seguro van a ir apareciendo en el blog) de variados artistas. Los invito a disfrutar de estas dos versiones.

Versión: Fernando Cabrera del disco “Veintiocho” de Esteban Klisich (2004)


Versión: Fredy Omar Pérez – Disco: Me gusta lo desparejo (2012)


Letra:


Hay un cuarto de mi casa
que siempre estuvo desierto
nadie lo puede encontrar
y aunque sigue estando abierto
todos lo pasan de largo
todos lo miran sin verlo
hay un cuarto de mi casa
que siempre estuvo desierto.

Hay una silla en el cuarto
una mesa y un cuaderno
hay una vela en un plato
y un retrato polvoriento
y golpea la ventana
la rama de un limonero
hay un cuarto de mi casa
que siempre estuvo desierto.

Es una pieza invisible
es un pequeño misterio
es un espadcio escondido
que nunca fue descubierto
nadie se asoma al retrato
y nadie escribe el cuaderno
hay un cuarto de mi casa
que siempre estuvo desierto.

Cuando se entibian los días
y se despide el invierno
cuando despierta y florece
la rama del limonero
viene un chingolo y le canta
para aliviarle el silencio
hay un cuarto de mi casa
que siempre estuvo desierto.